No, Vox no es un partido fascista

Fascista puede ser, a día de hoy, una de las palabras más prostituidas y menos comprendidas del panorama mediático. Fascista parece ser la palabra de moda  Pero por el contexto donde se emplea no parece que su semántica se entienda al cien por cien. Todo lo que no encaje dentro del espectro ideológico de la izquierda tiende a ser calificado de fascista.

 

¿Pero qué es exactamente eso del fascismo?

El fascismo es un movimiento político surgido en la Europa de entreguerras. Mussolini era miembro del partido socialista pero chocaba con la idea del internacionalismo. No entendía porque se tenía que preocupar por los negritos del África sub sahariana cuando en su Italia había gente que pasaba hambre. Mussolini decía que todo era el estado porque el pueblo italiano era el estado.

Hitler se integró en el partido socialista de los trabajadores alemanes y le cambió el nombre al partido nacional socialista de los trabajadores alemanes. Hizo muchísimas reformas de izquierdas, nacionalizó la banca y su discurso iba dirigido a los alemanes de clases trabajadores. Uno de los argumento que utilizó hitler contra los judíos fué el que el pueblo alemán estaba siendo explotado económicamente y endeudado por los burgueses judíos.

El nacionalsocialismo de Hitler era un movimiento que puso el foco de atención en las clases más desfavorecidas. Como su nombre indica es social y nacional.

En resumen el fascismo es movimiento político de izquierdas pero con una reivindicación de la identidad nacional. En contraposición al internacionalismo de los movimientos de izquierda de la época cuyo carisma era el internacionalismo.

VOX en su programa se define claramente de derechas. Aboga por reducir el estado, eliminar instituciones, reducir el número de políticos, bajar impuestos. Tiene reformas tales como la eliminación de la comunidades autónomas, reducir el coste político o bajar impuestos.

En definitiva, reducir el estado. Medidas claramente de derechas y alejadas de lo que un fascista haría que sería aumentar el estado y las instituciones. Un fascista sería partidario del hiperestado, de la intervención del estado en la economía y el día a día de los ciudadanos.

Realmente VOX está en el espectro político totalmente contrario al fascismo ya que su apuesta es económicamente liberal.

Un buen ejemplo de un partido fascista sería la Falange Española, la cual, comparte con Podemos una parte importante de su programa. Por ejemplo, están a favor de que el estado intervenga en sectores que ellos llaman estratégicos para garantizar el acceso de los mismos a los ciudadanos. Sectores como por ejemplo el energético.

Ambos tienen un tronco común que parte del socialismo y se ve reflejado sobre todo en su enfoque económico y social.

España 2000 sería otro ejemplo de partido fascista, el cual, comparte igual que Falange muchos elementos de su programa.

Una de la diferencia principales entre Podemos y Falange Española y España 2000 es que Podemos es internacionalista y los dos últimos nacionalistas.

Puntúa este articulo

Deja tu comentario

*

code