El liberalismo económico como única alternativa de superviviencia para España

He llegado a la conclusión de que la clase política española es deleznable y lo único que hay que hacer es intentar eliminarlos en número y en competencias.

 

El peso de lo público sobre el ciudadano es totalmente insostenible. El hiperestado a transformado a España con un nivel de impuestos exacerbado y una deuda que supera el 100% del PIB.

Peso del hiperestado sobre el ciudadano

 

España es el país con mas receptor de rentas públicas por cada trabajador privado. Entre parados, pensionistas y trabajadores públicos tenemos 14 millones de personas soportadas por 13 millones de trabajadores privados. Algo totalmente insostenible. Aparte, el empleo que se genera en el sector público tiene unos salarios superiores al empleo que se genera en el sector privado.

En España los partidos políticos utilizan el empleo público para ganar votos mejorando las condiciones laborales de los mismos, policías, funcionarios de prisiones o trabajadores de la junta de Andalucía son los grupos que mas mejoras reciben para que sus votos vayan a parar a los partidos que los agasajan. La salida del PSOE de la junta de Andalucía ha destapado un sin fin de trabajadores públicos con sueldos millonarios que no se saben a ciencia cierta cuales eran sus funciones.

La visión futura no parece que incite a pensar que la situación vaya a mejorar. La evolución demográfica dilucida un futuro con cada vez pensionistas por cada trabajador privado y desde hace dos años el gobierno está ampliando el número de trabajadores públicos, en muchas ocasiones, para  comprar votos.

 

El español está soportando a día de hoy una carga fiscal insostenible. En muchas regiones de España cuando se hereda un patrimonio o lo transfiere voluntariamente y este rebasa una determinada valoración hay que pagar tasas hasta del 40%.

Si esos impuestos no existieran, la renta disponible sería muchos mayor, aumentaría el consumo e, inevitablemente, generaría empleo.

 

La solución liberal para España

Dada esta situación, creo que debería haber menos políticos, menos intervención del estado en la economía, menos funcionarios y trabajadores públicos, menos instituciones y como debería haber menos estado harían falta muchos menos impuestos para soportar dicho estado. En definitiva, liberalismo económico.

No niego que haya habido modelos de intervención positivos, como el que hubo en España entre 1939 y 1975 o las reformas asociadas a la ley Glass Steagal en EEUU.

Pero pensando en la España de hoy, una revolución liberal es, sin duda, la mejor opción.

Si en España los que generan empleo son los empresarios y los autónomos como es que ellos son los que cargan con las mayores cargas tributarias y mayores trabas burocráticas. ¿Como es posible que una persona que quiera emprender tiene que hacer frente a un pago de mas de 300 euros al mes independientemente de su facturación? ¿Como es posible que un país con tantísimo paro tenga esas trabas burocráticas y tributarias para contratar a una persona? ¿No sería mejor un sistema de libertad económica donde no se destruyera la creación de empleo y el consumo?

 

Llegados a este punto, lo mejor sería un sistema económico donde el estado interviniera lo menos posible en la vida de los ciudadano, con un estado mínimo y por lo tanto con unos tributos al mismo mínimos. Un sistema donde las personas tengan la mayor facilidad posible para la creación empresarial.

 

Un ejemplo del liberalismo económico aplicado en España es el magnífico libro de Juan Ramón Rallo ‘’Una revolución liberal para España’’ cuya lectura recomiendo encarecidamente. En el se describe, paso a paso, como sería una España liberal. Cargas impositivas mínimas, 400 000 trabajadores público y libertad económica total.

 

-El minarquismo

 

El minarquismo es una corriente de pensamiento que propone que el tamaño e intervención del estado en la vida de los ciudadanos, en un estado libre, debe ser el menor posible. Los minarquistas sostienen que el estado debería tener un tamaño mínimo para garantizar la seguridad, la garantía del cumplimiento de la totalidad de las leyes, la defensa y la protección de los elementos mas débiles dentro del mismo. Es el liberalismo económico llevado a su máximo exponente.

Personalmente pienso que esto debería ser ampliado a sanidad y educación ya que, desde mi punto de vista, son derechos fundamentales del ser humano.

Esto conllevaría el fin del hiperestado, el fin de todas esas instituciones inútiles, como los gobiernos autonómicos, todos esos trabajadores públicos improductivos (la gran mayoría concentrados en la junta de Andalucía y demás autonomías) y el fin de todos esos impuestos absurdos que la gran mayoría de españoles ve como necesarios pero que son un robo en toda regla y por lo tanto una aumento patrimonial en los españoles pagarían muchos menos impuestos y no se perderían patrimonios por no poder pagar a los gobiernos autonómicos. El liberalismo económico llevado a su máximo exponenente.

 

¿Te imaginas una España sin gobiernos autonómicos, con un 80% menos de políticos y con menos trabajadores públicos? ¿Te imaginas un sistema tributario mínimo y una desburocratización de todas y cada una de las acciones de los españoles?

 

Puntúa este articulo

Deja tu comentario

*

code