Contra el impuesto de sucesiones

España es el único país del mundo donde aún se paga por heredar. Dependiendo del lugar de residencia la ley fiscal puede convertir una herencia en un infierno. Tipos del 40%, inmuebles embargados por el gobierno autonómico y familias arruinadas. A pesar de esto, sigue siendo apoyado por una parte de la población y por determinados partidos políticos.

Argumentos contra el impuesto de sucesiones

Primero de todo el impuesto de sucesiones es injusto ya que solo grava a la clase media y a la media alta. La clase alta tiene recursos de sobra para evadirlo. ¿Hay alguna justificación lógica que pueda respaldar la idea de que una familia tenga que pagar por recibir aquello por lo que pagaron sus padres? Hay zafias voces que dicen que el que más tenga que pague. Pero realmente este impuesto no recae sobre el que más tiene. Este impuesto sólo recae sobre la clase media y media alta. La clase alta tiene recursos de sobra para evitarlo. Basta con establecer su domicilio fiscal en una comunidad que no grava este impuesto, o se grava al 1%, para evitarlo.

Normalmente, los tramos fiscales sirven para establecer una concordancia entre lo que pagas y el capital sujeto a gravamen. Por ejemplo el IRPF va ascendiendo conforme vas ascendiendo el sueldo de la persona física. El impuesto de sucesiones establece, en muchas comunidades, el tramo de 0 a 30% o 40%. Es decir pasas de no pagar nada a pagar casi la mitad por 100€ más de capital.

Aparte, según la constitución española todos los españoles somos iguales ante la ley. Entonces…. ¿Cómo es que hay ciudadanos a los que se grava de una manera y a otros de otra? ¿Cómo es que hay españoles a los que se les impone un tipo de un 40%, otros un 1% y otros un 0%. Cómo es posible que un acto tan anticonstitucional como este pasen inadvertidos ante la justicia española.

El gobierno autonómico es el que valora el inmueble, muchas veces sobrevalora el precio y hace que las familias no puedan pagarlo y lo pierda.

Si observamos la aplicación de este impuesto en España. Las comunidades que más alto gravan el impuesto de sucesiones son Andalucía (hasta 2017), Extremadura, Galicia, Asturias,

Cantabria, Aragón y Castilla la Mancha. La gran mayoría de esas comunidades presentan unas cifras de pobreza y exclusión social por encima de la media nacional.  Esto demuestra que el hacer soportar a los ciudadanos con un impuesto así no crea riqueza, si no todo lo contrario, la destruye. El impuesto de sucesiones reduce la renta disponible de las familias y frena el consumo, uno de los motores de cualquier economía.

La valoración del patrimonio a gravar ha sido objeto de polémica debido a que un piso cuyo valor de mercado eran 150 000€  el gobierno pertinente lo valora en 300 000€ y, por consiguiente, paga impuestos por un bien inmobiliario de 300 000€ .

¿De que ha servido descapitalizar a las familias durante tantos años?

Yéndonos al lado más empírico y pragmático del caso y poniendo de ejemplo a Andalucía. ¿Ha servido de algo descapitalizar y arruinar a miles de familias en Andalucía durante cuarenta años? ¿Ha servido de algo que miles de familias pierdan su patrimonio por no poder pagarle a la Junta? ¿Es Andalucía referente en algo gracias a la Junta? ¿Está Andalucía llena de placas solares o tiene la mejor sanidad de España? ¿Donde ha acabado ese dinero robado a las familias?

 

El dinero ha acabado en alimentar las redes clientelares de la Junta de Andalucía, en expedientes de regulación de empleo falsos y en cursos de formación falsos. Nada más.
El impuesto de sucesiones no ha servido de nada.

 

 

 

Conclusión.

 

  • Es un impuesto injusto ya que solo recae sobre la clase media y media alta.
  • Es ilógico ya que los tramos van del cero al 30% o 40%.
  • La valoración del patrimonio ha sido utilizada de forma perversa por parte de los gobiernos para hacer pagar al ciudadano la máxima cantidad de dinero.
  • Es anticonstitucional ya que hace que no todos los españoles sean iguales ante la ley.
  • El impuesto de sucesiones solo ha servido para alimentar la corrupción política.
  • Las comunidades que tienen los tramos más altos de este impuesto son las más pobres.

Puntúa este articulo

Deja tu comentario

*

code