Banca pública nunca mais

Los rescates a las cajas de ahorro han sido una de las mayores tragedia económicas de la España del siglo XXI. Lejos de levantar expectación y conciencia social han pasado totalmente desapercibidos. A pesar de todo, hay partidos que incluyen en sus programas la creación de una banca pública. A mi, me parece cuanto menos grotesco que se planteen estas medidas y ciudadanos que voten a esos partidos.

 

En 1985 se aprobó en las cortes la Ley de Órganos Rectores de las Cajas de Ahorros (LORCA). La ley LORCA decía cosas tan bonitas como esta ‘’Esta Ley pretende alcanzar el triple objetivo de democratizar los órganos de gobierno de las Cajas de Ahorros, conciliar esa democratización con las exigencias de una gestión eficaz, que debe cumplirse con criterios estrictamente profesionales, y establecer una normativa de acuerdo con los principios que inspira la nueva organización territorial del Estado, sentando al mismo tiempo las bases del régimen de disciplina, inspección y control de estas Entidades’’.

Incluso, el gobierno socialista planteó la unión de todas las cajas presentes en una comunidad autonómica en una sola. Esta ley permitió a los políticos entrar en los consejos de administración las presidencias de la banca pública.

 

Unas entidades que hasta la fecha habían sido la envidia de Europa en cuanto a solvencia y gestión se convirtieron en uno de los mayores sumideros de dinero público de la historia de España. Los políticos tenían la posibilidad de financiar a diestro y siniestro sin pensar en la viabilidad de los proyectos o solvencia de los que recibían el dinero.

 

Los rescates a las cajas de ahorro han supuesto una de las mayores catástrofes económicas de la España moderna debido a los múltiples rescates que ha tenido que soportar. Si, digo rescates porque han sido tres las veces que tuvieron que recibir dinero para tapar el agujero que los políticos habían creado.

 

Dos de los rescates fueron con dinero público y un tercero fué con dinero de los depositantes.

Antes de meternos en explicar los rescates me gustaría realizar una  serie de aclaraciones.

El ratio de solvencia de un banco se calcula con el agregado de reservas de dinero propias del banco y las acciones del banco que pertenecen a la entidad en cuestión dividido por todo el pasivo. El dinero que tiene el banco en las reservas y que le pertenece así como las acciones del banco son lo elementos con los que el banco puede contar para absorber una pérdida.

 

Cuando un banco privado quiebra. Todos los que forman el pasivo del banco, es decir,

accionistas y acreedores, responden con lo aportado. En el caso de una banca pública no hay unos accionistas que respondan con los aportado. En su lugar está el dinero público, es decir toda la ciudadanía, para absorber todas las pérdidas.

 

Rescates a la banca pública por parte del estado español

 

Como las cajas eran entidades públicas, los desmanes de los políticos los pagamos todos y fueron rescatadas hasta tres veces. Cuatro en el caso de Bankia.

 

El FROB

 

El primero de los rescates fué el FROB. Este organismo se encargó de la llamada reestructuración del sector financiero y que consistió básicamente en la transformación de las antiguas cajas en bancos con dinero público.

El FROB llegó a gastar 54 353 millones de euros en inyectar capital. Solo Bankia recibió 22 434 millones de euros de dicha institución seguido de Cataluña Banc con 12052 millones de euros y en tercer lugar NCG Banco obtuvo 9052 millones de euros. En cuarta posición, al Banco de Valencia se le inyectó  5498 millones de euros y en quinta Banca Ceiss recibió 1129 millones de euros. El conglomerado de cajas Banca Cívica tuvo un ingreso de 977 millones de euros y Cajasur 800 millones. El resto de entidades recibieron cantidades entre los 400 y los 100 millones de euros.

 

La SAREB

 

La Sociedad de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria es una entidad creada por el estado para sanear a las entidades en proceso de reestructuración o que van a ser reestructuradas.

Se compuso de un 55% de capital privado y un 45% de capital público proveniente del FROB.

En un principio recibió activos desde Bankia, Cataluña Banc, Novagalicia y Banco de Valencia por valor de 45000 millones de euros. Porteriormente, entidades en proceso de reestructuración como Liberbanc, CEISS, Mare Nostrum y Caja3 fueron también rescatadas por la SAREB.

En total llegó a gastar 80000 millones de euros en comprar inmuebles propiedad de las antiguas cajas.

 

Contablemente, es un rescate en toda regla ya que le compras al banco algo que para el es un lastre y la compra supone una entrada de cash en los recursos propios.

 

¿Las preferentes? Otro rescate a la banca pública.

 

Las preferentes y la venta de productos complejos por parte de las entidades públicas fueron otra forma de alimentar las reservas de los bancos, y de esa manera, su cor core.

Contablemente, los depósitos están dentro de los recursos propios de los bancos. Los contabilizan como dinero propio pero no es realmente así y por ello no se tiene en cuenta para calcular el cor core. Cuando un cliente contrata una preferente o un producto complejo,  al ser contratos perpetuos, ese dinero se mueve sin salir de los recursos propios del banco. Va de los depósitos a las reservas propias del banco. Con ese movimiento el banco si puede utilizar ese dinero para aumentar su cor core. Entonces cuando miles de clientes contratan miles de millones de euros en preferentes ya se puede decir que los depositantes han rescatado al banco.

Evidentemente esto no podría haber ocurrido sin la colaboración del estado. La Comisión Nacional del Mercado de Valores podría y debería haber retirado ese producto del mercado pero no lo hizo. Advirtió que no era seguro, si, pero no hizo nada.

 

La salido a bolsa de Bankia ¿Un cuarto rescate?

 

Bankia salió a bolsa sin tener los requerimientos de capital. Eso lo sabía la CNMV y lo sabía el banco de España.

Cuando un banco sale a bolsa lo que hace es emitir unos papeles que se llaman acciones y venderlos a cambio de dinero en las oficinas. Tuvo una entrada de cash grandísima hacia sus recursos propios. Realmente puede considerarse un rescate, fraudulento, pero un rescate. En este caso fueron los depositantes y no el estado el que pagó el rescate.

 

-Conclusión

 

La entrada de los políticos en las presidencias y los consejos de administración de la banca pública ha sido una de las mayores catástrofes de la España moderna, solo superada por los gobiernos autonómicos. Ha sido tal el destrozo hecho que han necesitado hasta tres rescates para reparar todo lo que estos políticos han robado y han despilfarrado.

Como siempre, estos desmanes los ha pagado íntegramente el ciudadano. Una parte a través del dinero público que las cajas recibieron y otra a través de los productos complejos que que se les vendieron y, como se ha explicado anteriormente, ha sido otro rescate.

La banca pública ha sido una de las mayores aspiradoras de la España moderna.

 

Cuando algún político le proponga una banca pública al servicio de los ciudadano recuerdele esta historia y que le explique el plan que tiene para mantener la banca pública alejada de las fauces de los políticos. Por mucho que se intente es imposible mantenerlos al margen ya que, como hizo Felipe González, inventándome una ley podrán entrar y arruinar de nuevo a la nación.

Todo lo que sea público estará al alcance de los políticos.

 

Puntúa este articulo

Deja tu comentario

*

code